Eliseo Diego: “Soñar despierto”

Eliseo Diego: “Soñar despierto”


Palabras de Rapi Diego a los lectores de Soñar despierto

Cada vez que leo un libro me pasa lo mismo: tengo ganas de saber cómo era el que lo escribió. Te voy a contar un poco sobre el hombre que escribió estos poemas. De niño era así como lo vez en este dibujo, con un trajecito de marinero y cuidadosamente peinado según la costumbre de aquellos tiempos. Él, al igual que tú y que yo, odiaba que lo peinaran a cada rato y estaba loco por ensuciar el irritante trajecito de marinero. Por eso yo te lo voy a presentar tal como lo ves en este otro dibujo. Vamos a despeinarlo un poco, levantarlo de la mesita, y dejar que nos acompañe por las páginas de este libro. También a veces he incluido un gato. Es un gato que él quiere mucho y se llama Sindulfo. ¿Y quién, eres tú?, quizás me preguntes. Bueno, pues yo soy el hijo del hombre que escribió estos poemas. Porque mi papá (el niño del trajecito marinero) creció y tiene una barba que se le va llenando de hilitos blancos. Yo también crecí y soy el que hizo estos dibujos. A lo largo del libro papá te irá contando cómo son las cosas que nos rodean, y has de estarte bien atento. Pues, ¿sabes tú lo que papá nos regaló? Nos regaló el asombro, esa capacidad de verlo todo como si fuera por primera vez, de disfrutar del mundo como si acabase de salir de la fábrica y oliera a nuevo. De modo que ese niño despeinado y con trajecito de marinero, ya sabes tú quién es. Si quieres saber cómo es, lee este libro. Y si quieres ver como es ahora, búscalo en la última página. Ahí lo encontrarás. Vamos, entonces, a disfrutar del mundo, tú, mi papá y yo. Y espero que te resulte tan útil y divertido como me resultó a mí.

RAPI

ELISEO DIEGO
(2 de julio de 1920, La Habana, Cuba – 1 de marzo de 1994, Ciudad  de México)
Del libro: Soñar despierto

UN BUEN SUEÑO

A gusto duerme el gato
en torno de sí mismo:
de pata y lomo a cola
es él y da lo mismo.
Pues se ha dormido todo,
nariz, bigote y ceja.
¿Dormido todo? Bueno…
¡de guardia hay una oreja!


DIBUJANDO

Los perros son siempre perros
y los gatos son muy gatos,
pero no siempre los mismos
son mis pollo-garabatos.
Pollos bien pollos empiezan
y se me vuelven gorriones,
y si me descuido un poco
ya tengo un par de ratones.
¡Si de verdad les pasara
lo mismo a chivo y conejo!
El chivo se vuelve tigre
y el conejo es un cangrejo.
Mejor que todo se quede
tal como está, siempre igual.
¿Qué bueno que no se olvide
de ser cual es cada cual!


LAS MEMORIAS DE MANUELA

Me dijo mi hermanita
que vio una rana rosa.
(Mi hermana es muy bonita
y un poco mentirosa)
Llevaba puesto un lazo
más bien negroamarillo
y un túnico de raso
con un florón sencillo.
Y estaba muy tranquila
leyendo una novela
con gafas color lila
y a la luz de una vela.
-¡Serás tan caradura!
¿Me juras que la viste?
-Un niño nunca jura
-me dijo altiva y triste.
-¡Entonces dime cómo
se llama la novela!
-Lo vi claro en el lomo:
Memorias de Manuela.
Entre abstraída y grave
tocó un botón de rosa:
-El libro todo cabe
adentro de esta cosa.
Y se marchó mi hermana
si tiesa aún más ligera.
¡Buscando yo a la rana
pasé la tarde entera!
 
Rapi y Eliseo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s