La lechuza y el grillo

La lechuza y el grillo


LA LECHUZA Y EL GRILLO
Herminio Almendros; ilustraciones de Enrique Martínez Blanco

Con un truco muy sencillo
pudo hacer callar al grillo.

La lechuza estaba durmiendo en la rama de un árbol.
Abajo cantaba el grillo y no la dejaba dormir.
-—Oiga, señor grillo, no puedo dormir con ese ruido que hace.
—Pues es muy fácil arreglar eso. Váyase a dormir a otro árbol.
—¡Malcriado! —gritó la lechuza—. ¡Si no se calla, bajo y le arranco una pata!

Pero el grillo siguió cantando.
Entonces la lechuza cambió de voz:
—Mi querido amigo grillo, ¡qué voz tan linda tiene usted! Cuando dormía me parecía oír un violín.
—¿Sí? Pues todavía puedo cantar mejor —dijo el grillo.

—Mire —dijo la lechuza—, aquí arriba hay una miel que es muy buena para la voz. Suba y comerá la que quiera.
—Está bien; ahora subo. Ya sabía que le gustaría mi voz.
Subió el grillo al árbol, y la lechuza se lo tragó.
Después pudo dormir tranquila.

Cuentos de animales. Selección de cuentos concebida por el destacado escritor hispano-cubano Herminio Almendros (18981974).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s